Frases Idiomáticas y Proverbios


En el Idioma Chino existen diversos tipos de frases hechas que tienen un sentido y una utilidad similares a las contenidas en nuestro refranero.

En general estos “refranes” chinos aunque se componen de un pequeño número de sinogramas tienen un amplio significado con gran número de connotaciones. Probablemente esto es debido a que originalmente, están escritos en Chino Clásico lo que confiere a los sinogramas un campo semántico más amplio y una mayor apertura de interpretación.

El conocimiento y uso de estos modismos no solo perteneces al ámbito académico sino que fortalece el vocabulario y el uso del chino y es de gran utilidad en el uso cotidiano de la lengua. Su dificultad radica en que su traducción del idioma chino no es inmediata e incluso para un hablante de esa lengua no cultivado, serían de difícil comprensión al oírlos por primera vez y sin una explicación adicional.

Los tipos principales de frases hechas serían:

Chéngyǔ (成语) o frases idiomáticas: Normalmente se componen solo de cuatro sinogramas. Son los más conocidos y los de uso más cotidiano. En su trasfondo hay una pequeña historia que explica el significado de los cuatro sinogramas que lo componen que de otra forma resultarían demasiado abstractos especialmente para el receptor no avezado.

Yànyǔ (谚语) o proverbios, son similares a los anteriores con la diferencia de que se concatenan dos frases, en lugar de una como en el caso anterior, que facilitan, en cierta medida, su comprensión. Usualmente constan de dos grupos, que normalmente se componen de cuatro sinogramas cada uno, aunque esto último no siempre es así.

Xiēhòuyǔ (歇后语) o refranes alegóricos. Suelen componerse de dos frases como en el caso anterior aunque de tamaño variable y en el que la segunda frase suele ser consecuencia de la primera.

Diǎngù (典故) o alusiones. Como en el caso de los Chéngyǔ llevan asociada una pequeña historia que facilita su comprensión y son de tamaño variable. Normalemente son incluso más abstractos que los Chéngyǔ y su uso no es tan habitual.

Al contrario que los Chéngyǔ y Yànyǔ, los Xiēhòuyǔ y Diǎngù no suelen tener un contenido moral ni una lección implícita por lo que son más asimilables a nuestros modismos.

Acerca de Siente China

Tras varios años con el estudio del Chino Mandarín, hemos decidido crear este sitio para animar a más gente a que se una a nosotros en este fascinante viaje que es el estudio de esta lengua y para ayudar a los que ya se han decidido hacerlo con recursos que nosotros echamos de menos en aquel entonces.
Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Idioma, Pensamiento, Vocabulario y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *