Alfabeto chino: logogramas chinos


alfabeto chino

Alfabeto chino

Aprender un idioma es, de alguna manera, aprender una cultura y una manera de pensar. A su vez, es muy importante para ejercitar el pensamiento, puesto que entran en acción muchos mecanismos importantes y estimulantes para el cerebro. En el caso del idioma chino, con todas sus variantes, se trata de uno de los más complejos y antiguos que existen. Como ejercicio de práctica, supone uno de los retos más grandes que existen, y es muy saludable y recomendado por neurólogos debido a su constante estímulo mental.

Y es que cada morfema en chino esta representado por un logograma o un ideograma y no con la combinación de una serie de letras de un alfabeto. Se trata de un ejemplo de lengua aislante o analítica frente a lenguas más flexivas como podría ser el español. Cabe destacar además que con la combinación de estos ideogramas se construyen las palabras que, normalmente, en el Chino Moderno Estándar usan dos ideogramas por palabras (aunque también hay palabras de un solo ideograma e incluso algunas de tres o más).

Aprender chino supone un reto individual y es importante hacerlo con paciencia. Por un lado, como hemos dicho, porque el alfabeto chino no es el tradicional latino ni ningún otro a la hora de asignar significados y por el otro por la propia complejidad que supone reproducir una escritura que en primera instancia resulta muy abstracta. Hoy en día, en cualquier caso, el 90% de los sinogramas tienen componentes fonéticos y semánticos aproximados y más o menos fáciles de identificar cuando se lleva un tiempo de estudio.

Actualmente, en el mundo hablan Chino Mandarín más de 1300 millones de personas, siendo la lengua con mayor número de hablantes nativos y de hablantes totales del mundo. Existen muchas variantes del del idioma, pero no es imposible comunicarse con las otras, típicas del norte y el suroeste de China, sabiendo alguna de ellas aunque si es muy diferente de los llamados Dialectos del Sur de China (Cantonés o Yue, el Wu o el Min entre otros), puesto que en realidad son idiomas distintos. La buena noticia es que cualquier persona escolarizada en China desde los años 50 del siglo pasado ha estudiado y por norma general, conoce el Mandarín.

En SienteChina existe una gran cantidad de material didáctico para aprender este fabuloso y bonito idioma. También te podemos asesorar en el estudio del idioma. Esto resulta una excelente opción, ya que, en muchos casos, es muy difícil encontrar un profesor de chino con garantías en el lugar en que vivimos y el auto-aprendizaje con los medios apropiados es una buena posibilidad.

Esta entrada fue publicada en Idioma, Vocabulario. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *